En relación al IMPUESTO SOBRE EL VALOR AÑADIDO (modelo 303) y al PAGO A CUENTA DEL IMPUESTO DE SOCIEDADES, se han visto afectados, por las medidas fiscales y tributarias aprobadas en diciembre de 2016,

en virtud del Real Decreto Ley 3/2016 de 3 de diciembre, que es de aplicación a las presentaciones realizadas desde 01.01.2017 (por tanto se incluye el cuarto trimestre de 2016) en el sentido de que la AGENCIA TRIBUTARIA

NO PERMITE SOLICITAR APLAZAMIENTO PARA EL PAGO DEL IMPUESTO, como venía permitiéndose hasta ahora.

            Se ha extendido por tanto la prohibición de solicitar aplazamiento que ya recaía sobre los modelos 115 y 111 (retenciones).

 

            Existe una salvedad en relación al IVA y es que se podrá pedir aplazamiento del IVA REPERCUTIDO NO COBRADO, es decir de las facturas que no estén cobradas a la fecha de presentación del impuesto y su solicitud de aplazamiento, SIEMPRE QUE SE ACREDITE FEHACIENTEMENTE DICHA CIRCUNSTANCIA. Aunque cómo acreditarlo no se especifica y aún no sabemos a ciencia cierta que considerarán valido a efecto de prueba.

            Como no se puede probar documentalmente “lo que no se ha cobrado”, (lo cobrado si, pues se tiene el justificante del cobro), considero que exigir esa prueba es una “prueba diabólica”, y por tanto la carga de la prueba de que sí se ha cobrado debería recaer en la Agencia Tributaria (que ellos demuestren lo contrario a lo que afirmamos).

 

            Nuestra opinión para acreditar el NO COBRO: aportar las facturas no cobradas y el mayor contable donde figura contabilizado ese crédito no cobrado.

 

            Informarles que las entidades bancarias han creado un PRESTAMO PARA PAGO DE IMPUESTO (de devolución a TRES O SEIS MESES), que será de rápida concesión y sin necesidad de elevarlo a público. Pueden consultar en su entidad de confianza.

 

            Estamos a su disposición para resolver las incidencias y todas las cuestiones que puedan surgir relativo a este tema